lunes, 11 de abril de 2011

Reporteros sin Fronteras desarrolla su dispositivo de seguridad de los periodistas

“Aumentar nuestros esfuerzos para garantizar la protección de los profesionales de los medios de comunicación”: Reporteros sin Fronteras desarrolla su dispositivo de seguridad de los periodistas

Dos años después de que la UNESCO aprobara la Declaración de Medellín sobre la seguridad de los periodistas que reafirma, como una prolongación de la Resolución 1738 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, la necesidad de proteger a los reporteros en zonas peligrosas, la violencia ejercida con algunos periodistas sigue siendo hoy una de las mayores amenazas para la libertad de expresión. En el transcurso del año 2008 asesinaron a 60 periodistas y secuestraron a 29. Otros más de 1.500 fueron detenidos, amenazados o atacados, a causa de su trabajo. Como dramática ilustración ahí está la guerra de Irak, que ha costado la vida a más de 200 profesionales de los medios de comunicación.

Absolutamente consciente de que para el desarrollo de la libertad de prensa es indispensable un mínimo de seguridad, y deseando facilitar el derecho de los periodistas a hacer su trabajo sin amenazas ni violencia, Reporteros sin Fronteras ha reforzado el dispositivo de seguridad que ofrece a los periodistas que cubren zonas peligrosas.

Además de algunos instrumentos preventivos, como prácticas de formación y el ofrecimiento de equipos y seguros adecuados al caso, Reporteros sin Fronteras ofrece a los periodistas una asistencia inmediata en caso de peligro.

Contactar con Reporteros sin Fronteras en cualquier momento, gracias al dispositivo SOS Press
Los profesionales de los medios, que a pesar de los riesgos y peligros que corren nos proporcionan la información, deben tener un acceso preferente al dispositivo de asistencia y apoyo. Gracias a la ayuda de American Express, que ha puesto a nuestra disposición sus operadores y colaboradores locales, cualquier periodista que se encuentre en dificultades puede contactar inmediatamente con el equipo de Reporteros sin Fronteras.

Marcando el número SOS Press (+33 -1-47-77-74-14), o acudiendo a una agencia local de American Express, los periodistas en peligro pueden contactar rápidamente con un responsable de Reporteros sin Fronteras que les facilitará consejos y contactos, avisará a las autoridades locales o consulares y adoptará cualquier otra iniciativa que imponga la situación concreta.
Preparación e información

Una preparación frecuente y una información adecuada, sobre la manera de enfrentar los peligros en zonas de conflicto o tensión, pueden servir para limitar los riesgos que corren los periodistas. La información que aparece en la Guía práctica del Periodista, elaborada por Reporteros sin Fronteras en colaboración con la UNESCO, así como los cursos prácticos que ofrece la Delegación de Información y Comunicación del Ministerio de Defensa (Dicod) francés, son herramientas indispensables antes de salir a hacer reportajes en regiones peligrosas.

Suministro de un equipo adecuado
La organización presta gratuitamente a los reporteros un material de seguridad fiable (chalecos antibalas, cascos), material de comunicación (balizas de socorro) y botiquines de primeros auxilios.

Seguro con requisitos simplificados y tarifa preferente
Todavía son muchos los periodistas independientes que viajan a hacer reportajes sin contar con un seguro. Un riesgo que se explica por la falta de información, las elevadas tarifas de esos seguros y la cantidad de formalidades que a veces es necesario cumplimentar. Gracias al grupo Audiens, Reporteros sin Fronteras ofrece seguro y asistencia que puede cubrir enfermedades, repatriación, invalidez y muerte. Las modalidades de suscripción, simplificadas y rápidas, así como las tarifas preferentes que ha negociado Reporteros sin Fronteras, deberían animar a los periodistas independientes a disponer de este tipo de garantía antes de cada misión.

Apoyo psicológico
La seguridad de los periodistas en zonas de guerra no se limita a su integridad física. Reporteros sin Fronteras ha constatado que algunos profesionales de los medios presentan heridas psíquicas postraumáticas, como resultado de algunos reportajes llevados a cabo en zonas hostiles, o sobre acontecimientos traumáticos. Al regreso de la misión, presionados por su redacción o por otros proyectos, con frecuencia los reporteros se parapetan en el silencio e intentan olvidar lo que han podido vivir. Sin embargo los dramas que han presenciado de cerca, e incluso las víctimas directas de ellos, permanecen grabados en su memoria. Reporteros sin Fronteras, en colaboración con algunos experimentados reporteros de guerra, informa a los periodistas sobre la detección de esos traumas derivados de sus misiones y les orienta hacia profesionales que pueden ayudarles.

Con todo este dispositivo Reporteros sin Fronteras quiere prevenir los riesgos que asumen los periodistas en zonas peligrosas, y hacer patente su apoyo y respeto a quienes no dudan en correr estos riesgos, incluido el de su vida, para poder proporcionar una información independiente y fiable.

Más información en el sitio web de Reporteros Sin Fronteras

No hay comentarios:

Publicar un comentario